jueves, octubre 03, 2013

¿Entonces?



Por: Perro

2 de octubre no se olvida, ni se perdona. YoSoy#132. La CNTE y su ferviente lucha contra el despojo educativo. La memoria de Atenco. La memoria de Acteal. La memoria del ’71. Noroña alentando. Obrador convocando. Carmen Aristegui desenmascarando. Zócalo menos lleno. El narco se une para llevar ayuda a damnificados, ante la indiferencia e inoperancia del gobierno en  todos sus niveles. “Fuera peña”. No a la reforma educativa. No a la reforma fiscal. No a la reforma energética. La marcha como protesta pacífica. Las redes sociales para unir.

Entonces, ¿sí se puede?


El conformismo. Los clasistas, juniors, ladies, con sus tweets virales. El grandísimo imbécil de Los Pinos. televisa. laura bozzo. loret de mola. lópez dóriga. El teletón y su recientemente galardonado al Mérito Cívico, el parásito landeros, por llevar la batuta en la explotación del niño desfavorecido para limpiar las declaraciones de impuestos de televisa. La selección. La federación mexicana de futbol. El desinterés común. La apenas tolerable sobrevida. La reforma educativa. La reforma fiscal. La reforma energética. Los acarreados. El narco mata a miles. El ejército a más. Los infiltrados. Los molestos pequeñoburgueses con sus molestas pequeñoburguesadas y exageración del yo en el eterno reclamo de: “si no me afecta, ¡que no me afecte!”. La rosa de guadalupe. Permiso a monsanto para sembrar maíz transgénico en miles de hectáreas. La marcha como medio de exacerbación del clasismo, el odio al proletariado por parte de la clase media. Las redes sociales para externar el repudio. A muy poca gente le importa todo esto.

Entonces, ¿no se puede?


En un panorama de desesperanza, los pequeños obstáculos parecen infranqueables. El que redacta no tiene idea de cómo parar la bola de pensamientos que acaban con toda fuerza para tratar de salir a flote. Se frena Cabo Pulmo, se pierde el Nevado de Toluca y la mayoría del territorio wixárika. No al IVA en alimentos y medicamentos, lo imponen en el resto de consumibles denominándolos lujos. Vaya. En un país alguna vez considerado aspirante a primermundista, hoy es un lujo acompañarse en la vida con un amigo o familiar de otra especie. Se mantiene (o al menos esa apariencia se tenía) el bastión de la izquierda en el centro del país, y le abre las puertas y ventanas, y más de una plaza, al gobierno federal. Los estudiantes se levantan en apoyo a los maestros, y son estudiantes quienes condenan el levantamiento. El gobierno no sólo no responde a las acusaciones, sino que afirma que todo ha sido en buena voluntad y estricto apego a los derechos humanos. Sacan de prisión al hermano del ex presidente priísta carlos salinas de gortari, por falta de pruebas, en un régimen priísta. Sale una secuestradora francesa (florence cassez) por “un par de reformas”. Alberto Patishtán, profesor tzotzil, permanece encerrado acusado de matar a siete policías. Narcotraficantes trasladados sin esposar por “respeto a sus derechos fundamentales”. Estudiante y maestro y quien se atraviese es golpeado con saña, hasta brotar sangre, porque son delincuentes. El pueblo sigue aplaudiendo. Grotesco. Deleznable. Reprobable. Y los autores “intelectuales” de todo esto, empotrados en lo más alto de sus consorcios televisivos, allá, en sus helicópteros, en sus yates, en sus balcones presidenciales, encaramados por la propia masa que día a día, conscientemente o no, matan y estrujan y mutilan un poquito más.

Nueve gasolinazos en el año, y el pueblo no grita. Miles de detenidos impunemente, y sólo agradecen que limpien las calles. Para poder llegar bien puntuales a sus cafés y sus cines y sus oficinas y sus departamentos y sus pequeños destinos, que nada de suyos tienen. Pero la ilusión de la elección ficticia, mantenida durante años y años de neoliberalismo, consumismo y capitalismo delicadamente acomodados los han hecho exacto reflejo de ello: delicadamente acomodados en su burbuja. Sólo sirven para dar coraje. Minimentales exaltando las acciones de televisa, de tv azteca, del cardenal norberto, del periódico reforma, de radio fórmula, de milenio. Se sienten críticos, agasajados por sus empleados y sirvientes, sobrados de “comodidades”, twiteando dónde hay alcoholímetros, para ir de bar en bar, de depa en depa, con sus teléfonos inteligentes con más capacidad que sus propias cabezas.

Son perdonados 3600 millones de pesos a televisa, consorcio televisivo que produjo, aparte de centenares de producciones mediocres que denigran al pobre, a la mujer y al pueblo en general, la presidencia de “la república”. Resultado: 4000 millones de pesos menos el año entrante para el rubro mal llamado “cultura”. O las cuentas son molestamente, coincidentemente, desafortunadamente similares, o la más obscena representación del costo del embrutecimiento colectivo se hace patente sin que prácticamente nadie reclame al respecto. Es más, habrá quien lo aplauda. Del mismo pueblo.

La brecha entre riqueza y pobreza estalla en cada pantalla que sintonice los canales más populares de la televisión mexicana, aderezada con intolerancia, homofobia, machismo, explotación de la imagen de la mujer como objeto sexual, del pobre, del indio, del niño, del individuo con capacidades diferentes, todos ellos, condimentado con el intermitente lavado de culpas a través del patrocinio de programas de exención fiscal con una secundaria entrega de bienes a sus consumidores más acérrimos para mantener intacta la voluntad de no apartarse de su programación, en la que la propaganda de consumo radica en bebidas gaseosas, comida chatarra, insumos para la clase media (engrane por excelencia para la maquinaria consumista) como automóviles, llantas, viajes, y todo aquello susceptible de ser asociado a un status. Todo ello presentado como folklor, confort, beneficio, esperanza, bondad, altruismo, seducción, valores, moral. Y la gente lo compra. Y tal vez, sólo tal vez, es que estemos mal quienes queremos cambiarlo por no entender que esa falsa felicidad es al final felicidad para ellos. Que no todos buscamos un mundo mejor, o justo, o sabemos lo que es mejor o justo. Que cuando todas las palabras se secan, y las críticas marchitan, y las protestas callan, y las marchas se detienen, queda, ahí, escondido en lo más profundo o superficial de los pensamientos, la sentencia que mató al país por otros seis años: ¡Qué bueno que regresó el pri! Sí, ellos roban, pero dejan robar…

Se nos quiere convencer que la justicia, sea humana o divina, pondrá a cada quien en su lugar. Y mientras a sufrir y a trabajar “como negro para vivir como blanco” (la primera vez que escuché esta frase vino de un “doctor”…), porque ese es el otro candado gracias a la reforma laboral: si tienes un empleo, consérvalo como tus órganos, aunque te aplasten, porque hay 40 (millones) afuera esperando por tu puesto con la mitad del sueldo (escuchado de otro “doctor”), y entonces si eso implica ser un engrane más, un ladrillo más, un clavo más, no importa, pues está justificado, porque hay que pagar la casa (la renta), el auto, la luz, el agua, el gas, la gasolina, las colegiaturas o los apoyos, las mordidas, las reuniones, el vestido, el regalo, la visita y todo eso que contribuye a que el mundo siga siendo el mundo. Como lo conocemos. Y nada más.

domingo, septiembre 15, 2013

La nación perdida



Por: Perro

Mientras la clase media se divide entre los simpatizantes de “los folklóricos pobres”, los clasistas repugnantes y los comprometidos en un gradiente de accionares, el cerca del 60 % que componen la pobreza de la nación sufren por culpa del 40 % restante. Sufren de discriminación, de insultos, de olvido. El espíritu latinoamericano que había caracterizado a los movimientos contra la opresión en 1968 y 1972 ha decaído en un caldo político del que todo mundo busca sacar provecho, favores, reflectores o likes. Individuos supuestamente letrados como Roger Bartra (hijo de exiliados –sí, esto es, desalojados, movidos de su lugar de origen por causas seguramente ajenas a su voluntad, a menos que hayan sido franquistas-) delegan en las faltas de los sindicatos la génesis de, y cito [1],

[…] un híbrido extraño, una mezcla de sindicato y organización política que rebasa con creces las demandas laborales y que hoy se opone a todas las reformas que se están discutiendo en el Pacto por México.”


al tiempo que tratan de legitimar y calificar como justo, bueno, necesario, el transitar de las instituciones hoy tan en descrédito en un festejo anacrónico y descontextualizado. Estos son los mejores. Los peores son simplemente clasistas acomodados en una esfera (no cúpula) en la cual se sienten protegidos por “cuantiosas” sumas económicas en una o varias cuentas, tarjetas de crédito, membresías y acceso a clubes y sitios exclusivos (o excluyentes; francamente el que redacta no entiende la necedad de usar ambas palabras como si se tratara de definiciones o al menos consecuencias distintas). Son los pequeñoburgueses que leen críticas de López Dóriga o Loret de Mola, que se refugian en la filosofía de Paulo Coelho, Mariano Osorio o cualquier otro que abunde en los anaqueles de Sanborn’s, que visten pagando a crédito costosísimos trajes, suéteres y bolsas de “renombradas” marcas adquiridos en Sears, Suburbia o, ya entrados en lujos, Liverpool o El Palacio de Hierro, y que de todo ello hacen gala ya sea en las comidas familiares o en las redes sociales. Gente que pide la gasolina por litros y no por precio, porque para ellos la adquisición es cuestión de uso, no de necesidad. Y creen que esta esfera los protege, creen que es justo que sus impuestos mantengan los vicios del gobierno del cual son secretos cómplices, aún cuando sus moralistas actos públicos los obliguen a pensar que son mejores que los “mugrosos cierracalles”. Y no, no es resentimiento social lo que permeo en estas líneas. Es auténtico desprecio por la gente que cree que el dinero hace al individuo. Son éstos los que por la incomodidad que provocan las marchas, por lo anti estético de la imagen del zócalo, y por las ideas que les imponen desde televisa, tv azteca, milenio, reforma y los estándares adoptados de belleza física, acoplado todo ello a la idea de status, sacan a relucir su más interesante lado promoviendo el odio hacia los sectores que luchan. Tristemente, incluso personas que cumplen con el fenotipo que incentiva el desprecio por los clasistas se unen a éstos en una ola de reclamos por la protesta.

Están, también, los que pertenecen al llano pueblo, pero que no se identifican con él. Son los que también marchan, pero para romperles la madre a los manifestantes. Ávidos de ejercer el poder encomendado en ellos, abusan de sus armas, armaduras, escudos y número para reducir las protestas y favorecer el mecanismo de control de las masas que tanto gusta al colectivo indignado suponer que se maneja. Y digo suponer, porque el control es sólo a medias. Si bien es cierto que se nos espía, se nos clasifica, se nos censura, realmente las cúpulas tampoco pueden dotarse de tanta creatividad. Sería un reconocimiento inmerecido. En palabras de Eduardo Galeano:


Burócratas armados, que pierden su empleo si no cumplen con eficiencia su tarea. Eso, y nada más que eso. No son monstruos extraordinarios. No vamos a regalarles esa grandeza.


No es que activamente estén buscando cómo joder al país. Cómo provocar la ira de la sociedad. Cómo exaltar a las “minorías”. Nada de eso. Sólo es estrategia de supervivencia: ante la gran pérdida de recaudación inminente, producto de los regalos y favores a las transnacionales y empresas poderosas que otorgan jugosos fines de año a sus beneficiarios gubernamentales, la Secretaría de Hacienda debe recuperar el dinero para sostener la escueta supervivencia financiera del país. ¿A quién explotar? A los cautivos. Aumenten o generen IVA, aumenten ISR, busquen nuevas maneras de recaudar a lo grande para encubrir lo que se deja de captar de parte de los grandes de la economía mexicana. No se despiertan pensando cómo hacer más pobre al pobre: simplemente no existe en su mente. Ni la clase media. Ni los mandos medios, ni los gerentes. Sólo los empresarios. Sus proveedores de insumos negros a costa de los impuestos del país. Y los mantienen con la leyenda: 8 de cada 10 empleos del país se generan por las empresas. ¿Empleos? Y encima de todo… para la empresa tampoco convienen los empleados con seguro y prestaciones. Piden a cambio reformas laborales que avalen el uso del régimen de subcontratación y la pauperización del explotado. Ahora pueden sacar dinero de las extintas prestaciones para pagar a sus facilitadores gubernamentales sin perder sus ganancias programadas.

Aún cuando las medidas también afectan a la población más pobre, puesto que no carecen por completo de poder adquisitivo, se suman a las protestas anti protestas de la clase media acomodada porque a) lo escuchan en los medios masivos al servicio del estado; b) saben que un retraso, en los regímenes contractuales vigentes, puede acabar con su vida laboral y por tanto, con la renta, los pagos de elektra, banco wal-mart, sky y el nuevo Smartphone que da la sensación de pertenecer a un mundo más exclusivo; c) simplemente implica menos esfuerzo sentarse a pensar que ya no hay nada más qué perder; d) viven en otra esfera de la ilegalidad (habría de revisarse severamente las leyes que rompen y por qué motivos) en la que no importa nada la situación del país, los maestros, los indios de Wirikuta están muy lejos, la gente necesitada por el abandono al campo está en los noticieros, “¿Mexicana? ¡Si yo ni avión uso!” y sólo importa el día a día, la selección, la academia, la rosa de guadalupe o lo que sea que transmita la cadena nacional en estos días en su “horario estelar”.

En este contexto, la inmensa mayoría de los mexicanos saldrá en unas horas a festejar la independencia de México. ¿Por qué? Porque el lunes es puente y no hay que ir a trabajar. Porque está lindo ser mexicano y el sombrero, y la banderita, y el zócalo lleno de tricolor, y alegría, y tacos y tortas y sopes y coca-cola y mexicanadas vacías. Porque el tequila y las fotos y la familia y los amigos. Porque no hay mejor forma de festejar que cuando no se carga con el peso del festejo. Porque ser incongruente y vivir ensimismados es para gritarse y postearse y enorgullecerse. Porque nadie lee a Octavio Paz, pero dominan a Espinoza Paz. Porque nadie sabe qué dice el artículo 3° constitucional pero saben la alineación de la selección, el club en el que militan todos los jugadores y las posiciones en la tabla de sus equipos. Porque es malaondita no apoyar al presidente y no hay que ser mal perdedor y unirnos como mexicanos y alabar a la virgencita y apoyar al teletón y ser entreguistas y que nos valga madres si el petróleo, porque pues, nunca lo vemos de cualquier manera, y si las mineras, pues, parafraseando a Pedro Ferriz de Con (lástima que no cuento con la cita textual) qué importan los sitios sagrados si se les brinda a estos ignorantes oportunidad de trabajar (y que luego no se anden quejando de la pobreza), y si el I.V.A. pues total, qué es otro tantito (una raya más al tigre) y si privatizan la educación y los recursos y toda la energía y las bandas de transmisión y el transporte y sube la gasolina (“y sube, sube, sube que sube”) y hay que disfrutar de la vida, entonces sí se puede, pero no hay empleos, entonces no se puede, pero hay sky y si no dish, entonces sí se puede…

Y al final, todo sigue igual. El lunes nos demuestran todo lo que tienen para reprimirnos (a ver si desfilan las flamantes tanquetas de agua anti motines) en un desfile de mierda que nadie ve por la puta cruda que hay que pagar, y el martes, después de todo, pues qué bueno, ya nomás faltan cuatro días para el fin de semana… pero no importa. Hoy es el grito (¿quién lo dio y por qué? Vale madres), es fin de semana, es puente, es quincena y es todo lo que importa.


[1] Bartra, Roger. Insurgencias incongruentes. Reforma. 2013.
[2] Galeano, Eduardo. Días y noches de amor y de guerra. 1983.

martes, agosto 13, 2013

Análisis severo al mensaje por motivo de la presentación de la reforma energética


Por: Perro

(El texto a continuación presentado exhibe, adrede, faltas a la Lengua Española, porque para mí, esos individuos no merecen ni el respeto que la Academia de la Lengua me obliga a tenerles)

Mexicanos:
Se sobreentiende que no se dirige a todos los mexicanos. Es a los mexicanos que habitan en tu nicho, y a muchos pseudoanalistas, clasemedieros que defienden las reformas que no entienden pero que protegen los mínimos beneficios que el ser mediocres (ni ricos, ni pobres) les confieren. Pequeño burgués insulso, abaratado. Pagas tu prestigio.

Muy buenas noches.
Buena noche será en la que te parta un rayo, mierda.

Me dirijo a ustedes con la emoción, pero sobre todo con la firme convicción de que el Gobierno de la República hoy ha tomado una decisión trascendental para acelerar el desarrollo de nuestro país.
Este día envié al Senado de la República la Iniciativa de Reforma Energética.
Te diriges a “los mexicanos” con emoción de engañarlos otra vez. La única convicción, por los antecedentes de tu gobierno –indultar criminales relacionados con acontecimientos ligados al pri, promover la mejora de las condiciones económicas de tus allegados, colocar las instituciones a modo para las maniobras inutilizadoras que tanto beneficio aportan a tu “selecto” grupo de mierda- que tienes es la de hacer lo que a la voluntad de tus superiores convenga. No hay República, mentiroso de cagada, es un esbozo del vecino del norte. El nombre oficial lo dice. República es el modelo de gobierno que predomina en los hermanos países de Latinoamérica. Hay que tener dignidad para ser república. Hay que ser gris y sometido para copiar hasta el nombre de los intereses estadunidenses. La aceleración, como propiedad física, puede ser de signo positivo o negativo. Aunque dudo, por tu capacidad intelectual, que te escondas en un argumento de esta categoría para rebasar al pueblo que de por sí está comatoso y abrumado por tantos nombres de futbolistas y actores que tiene que memorizar. Y deja de mentir, la decisión no la tomaste tú. Iniciativa de reforma energética mis polainas. Sería iniciativa si fuera tuya. Sería reforma y derrocara un modelo fallido y lo cambiara por un accionar sustancialmente efectivo. Además, si en verdad fuera reforma energética, contemplaría otros campos de desarrollo e investigación, no se centraría en el petróleo, que, por cierto, es el mayor interés de Estados Unidos. ¡Qué curioso! ¿No?

Esta Reforma representa una de las más grandes oportunidades para México de los últimos años. Si aprovechamos esta gran oportunidad se crearán cientos de miles de nuevos empleos y con mejores salarios.
¿Para cuál México? ¿El México de Atlacomulco? ¿El de eruviel? ¿El de televisa? ¿Para el México de Caro Quintero, de cassez, de los salinas? ¿A qué México le hablas? La oportunidad de vender PEMEx y desaparecer uno de los sindicatos para no tener que repartir el pastel con nadie. La oportunidad de hacer cada vez menos fuerte, menos valioso, al pueblo mexicano. ¿De dónde sacas los ‘cientos de miles’ de empleos? ¿Son los que prometió calderón? ¿Cientos de miles de empleos en qué? ¿En venta de productos piratas? ¿Changarros? ¿En el crimen organizado? ¡Cientos de miles de empleos! Te recuerdo que hay MILLONES de pobres. Incluso en el supuesto de cientos de miles de empleos, no hay una evolución cuantitativa con respecto a la actualidad. Sin embargo, aumentarás el costo de los energéticos a más de 100 millones de mexicanos ¿Cuáles mejores salarios? No han subido en más de medio año. IVA a alimentos y medicinas. Encarecimiento de los energéticos. Para mantener al pueblo anestesiado, dependes de que tengan electricidad en sus televisores… te lo dejo para que lo medites.

Si llevamos a cabo esta Reforma bajará el precio de la luz y del gas; igualmente bajará el precio de los fertilizantes y, en consecuencia, nuestro campo producirá más, habrá más alimentos y a mejores precios.
Primera precisión: la luz no tiene precio. Puedes decir que la energía eléctrica es la que disminuirá de precio, pero dilo completo: disminuirá para los grandes consorcios, para televisa, para tus acreedores políticos. El gas, mismo cuento. La inversión extranjera reclamará sus intereses. Ya tuvimos mucho con los españoles que despojaron de los beneficios a los habitantes de Chiapas, cosas que el pueblo no toma con seriedad. No creo que impongas una reforma para controlar el precio de los fertilizantes, y no son la clave para la producción del campo. El campo abandonado por el pri y secado y despojado por el pan no se recuperará con fertilizante, sino con atención, con inversión en tecnología (¡no transgénicos!) y con AGUA. ¿Ése es el siguiente recurso a PRIvatizar? El raciocinio detrás de ello no es directo.  Además, resulta por demás engañoso. No se habla del crudo en el mensaje, ni de la gasolina. Porque a ésos no tienes la intención de bajar el precio. ¿Mejores precios? Empieza por mejorar los precios de la vida en México. Mejora el poder adquisitivo de la gente con reformas reales, y no importará cuánto les cobres de impuestos. Claro, para ello deberías de hacer impuestos que realmente sirvan al pueblo, y no a sus parásitos.  

Hace 75 años, precisamente en este salón del Palacio Nacional, el Presidente Lázaro Cárdenas llevó a cabo la Expropiación Petrolera.
Hace 75 años, un caballero con testículos se fajó para defender al pueblo. Hoy, un acéfalo títere viene con un mensaje tipo-televisa a burlarse en el colmo de la ironía a pisotear los pasos progresistas de un visionario. No mereces ni pronunciar su nombre. No sabes lo que es una expropiación. Sólo sabes que el petróleo vale. Y mucho. Tus vecinos del norte te lo pagarán a precio de regalo, todo el que les ofrezcas. Para que tengas mucho más. Y todos tus esbirros. Y tus dueños. El pueblo te vale un pepino. Y encima sale la estúpida de ivonne ortega a pedir que los reggaetonizados retardados que representan a la desesperanzada y nada útil mayoría de la juventud de estos tiempos a manifestarse a favor de algo que es popular en las redes sociales que tu equipo de marketing boicoteó para hacerlo parecer cool. Llamas a tomar las calles, que es un acto de protesta, tergiversando su más íntimo significado para hacer insignificante la expresión.

Con el respeto que este lugar me merece, les informo que la Reforma que hoy he enviado al Senado retoma palabra por palabra el texto del Artículo 27 Constitucional del Presidente Cárdenas. El espíritu de esta Reforma recupera el pasado para conquistar el futuro.
Tú no respetas nada. Deja de mentir. Si retoma ‘palabra por palabra’ un texto ya promulgado, es plagio. E innecesario. ¿Por qué reformar algo que ya fue reformado? ¿Cuál constitución? ¡Tú ni lees! Las reformas no tienen espíritu, idiota. Las reformas, como instrumento del estado, son laicas y en su mejor interpretación, objetivas. No llevan ningún espíritu dentro. Recuperar el pasado –del subsuelo, supongo- para venderlo no es conquistar el futuro. Es sumir en la pobreza a un país con un porcentaje cercano al 60 % de insuficiencia económica. De por sí tu partido se encargo de llevar al carajo la rentabilidad del petróleo controlando cada centavo no ordeñado para promoverlo en el mercado gringo. ¿Cuál pasado quieres recuperar? Veo que el pasado que recuperas actualmente es el de Cassez libre, el de los hermanos salinas, el de 1994, 1996, 1968. El terrorismo de estado que promueve me remite a momentos muy negros en el pasado priísta de este país. Halconazo. Perjuicio a la educación, a la salud, al  poder adquisitivo del mexicano. Entreguismo al interés extranjero. Clasismo. Repudio por la clase asalariada. No hay futuro.

Con la Reforma que propongo, el petróleo y los demás hidrocarburos seguirán siendo de los mexicanos. Los mexicanos seguiremos siendo los únicos dueños de la renta petrolera.
Con esta Reforma PEMEX se mantiene como una empresa cien por ciento propiedad de la Nación.
PEMEX no se vende ni se privatiza. PEMEX se fortalece y moderniza.
Tú no propones nada, imbécil. El petróleo y los hidrocarburos son de un grupo selecto de mexicanos: tu grupo. Si fuera de los mexicanos, deberían estar subsidiados, o a disposición libre de cualquiera que ostente esta nacionalidad. La renta petrolera es una falacia que se perpetúa sólo para mantener al pueblo entumido. Propiedad del estado, ahí sí hay congruencia. El estado representa los intereses de sus burócratas, no del pueblo. El pueblo no le teme a sus gobernantes, ni siquiera los conoce. PEMEX no se vende, pero sí sus productos, bienes, y recursos. No se privatiza, sólo se pone a disposición del mejor postor, en el mejor de los casos, a través de una amañada licitación. Juego de palabras semi-ingenioso para mantener la calma del pueblo. Más te vale que haya una rosa de guadalupe segunda parte, o que la selección califique al mundial, porque si no, entonces sí habrá protestas. Si PEMEX se modernizara, sería progresista. Tu manipulación mediática sería innecesaria pues el pueblo estaría al tanto del acontecer de SU petróleo, y SU gasolina.

En su momento, el Presidente Lázaro Cárdenas afirmó que el Artículo 27 no implicaba que la Nación abandonara la posibilidad de admitir la colaboración de la iniciativa privada.
Colaboración no es sinónimo de participación. Colaborar es traer y proveer de insumos para el mejor manejo de los recursos, no comprar los recursos para procesarlos y venderlos a su conveniencia. Colaborar, etimológicamente, quiere decir que dos entidades trabajan en un bien común. Si este bien común es el mutuo enriquecimiento, no mientes. Pero es una chingadera. La colaboración con la industria privada (mexicana) debería ser de desarrollo compartido para que una soporte a la otra, con el beneficio común de explotar la riqueza en beneficio del pueblo, su cliente y usuario (y además propietario, ¿no?). Qué ilusión.

Congruente con esa visión, la Reforma Energética que he presentado permitirá al Estado mexicano contratar a particulares cuando así convenga al interés nacional y con ello generar energía más barata para todas las familias mexicanas.
¿Congruente? Tú no sabes lo que es congruencia. ¿Quieres ser congruente? Métete de actor de televisa. No alcanzaste una mujer de mayor talla que una prostituta de la televisión, ergo, ése es tu nivel. Sé congruente y no subas a una plebeya a la política, mejor rebájate a un cargo de actor de telenovela. Y visión no tienes. Visión para tus dueños es meter como sea a la inversión privada plagada de prestanombres, parientes y amigos a explotar el festín petrolero. Ellos meterán sus firmas y sus miembros (no podría ser más literal) a la industria petrolera. Contratar a particulares es el mejor negocio del gobierno, sobre todo cuando esos particulares brindan dividendos. El interés nacional. ¿Cuál interés? ¿El que está perdido entre los comerciales de las novelas? ¿O el de la publicidad en el futbol? ¿Dónde quedan los intereses del sindicato petrolero? ¿De qué vivirán las familias que se despidan cuando ‘el interés nacional’ diga que se emplearán individuos extranjeros con máquinas que los sustituyan? ¿O acaso tienen garantías vitalicias sobre sus puestos? ¿Dónde se atenderán, si no son ya empleados de PEMEX? ¿En los grandes consorcios hospitalarios privados? Energía barata no es lo mismo que energía económica. Barata es tu política, tu discurso. Barato es despreciable. Energía accesible y de calidad es lo que se necesita, no tus soluciones baratas. Barata tu esposa.

El Pacto por México ha generado el clima positivo, de diálogo, entendimiento y acuerdo político que esperaban los mexicanos.
El pacto por México es una artimaña más para atar de manos a los (escasos) revolucionarios que quedaban en la política, vendiendo su postura mediante la compra de sus dirigentes. Hacer gala de su pinche pacto es otra burla más que el pueblo idiotizado le aplaude. ¿Clima positivo? Vaya caminando a las zonas de conflicto, a las zonas marginadas. ¿Diálogo? Atienda a los que reclaman justicia. ¿Entendimiento? Plántese a discutir con la gente, no con sus marionetas, viva con el salario del mexicano, refórmese sus privilegios. Acuerdo político es sólo una manera más de llamar a la canallada de la cúpula que se sirve de la patria como la lamprea de la sangre de su presa. Los mexicanos esperaban el regreso del partido que encabeza porque es parte de un teatro político para mantener la desesperanza en los de abajo y a la OCDE tranquila. Teatro que ha costado cientos de miles (éstos sí, no como sus ‘empleos’ prometidos) de muertos y desaparecidos.

Por ello, confío que el debate de esta iniciativa de Reforma al interior del Congreso de la Unión se centrará en cómo sí transformar a México, en cómo sí modernizar a nuestro sector energético, en cómo sí cambiar lo que hoy nos ha impedido avanzar como país.
¿Cómo sí? ¿Tú me vas a decir cómo se hacen las cosas? ¿Transformarlo en qué? ¿Qué más van a ordeñar? ¿A los intereses de quién responden? Nuevamente, el sector energético no es sólo el petrolero. Pero por algo es en lo único en lo que se centran. El interés… apesta. Si quisiera cambiar lo que nos ha impedido avanzar como país desaparecería tu partido y encerraría a tus hijos en una guardería en Sonora, a tu conquista en una discoteca en Monterrey, y a ti en una zanja en Tamaulipas, junto con toda tu piara de políticos.

Es tiempo de aprovechar al máximo los recursos energéticos del país.
Llamado a los priístas, asumo.

Ese es el propósito de la Reforma Energética: Beneficiar a los hogares, crear empleos y fortalecer la soberanía nacional.
¿No tienes más palabras? ¿Mentiras que no hayamos escuchado antes, en particular en los últimos 25 años? Tú no sabes qué es un hogar. En los hogares vive la gente a la que tu despreciable hija llama ‘pendejos’. Ésos que se parten la madre por el bocado (más IVA) que ponen en sus mesas. Los que valoran cada paso que dan, y que tienen que apretarse para que alcance equitativamente todo recurso que penosamente cae en sus manos. Hogar es una institución social que está más allá de lo que tu conservadora línea pretende vender. Hogar no es lo que promocionas en televisa. No crearás empleos, venderás plazas. No fortalecerás la soberanía nacional, porque les permitimos a ti y a tu partido que la pisotearan, la violaran y la vendieran hasta que se acabó. Lo único nacional que queda es la vergüenza. Y, espero, el coraje, sin el cual, estas pobres palabras serían infértiles.

Este es un gran momento para México. Es tiempo de ir hacia adelante, de aprovechar la gran oportunidad que tenemos y de iniciar juntos una nueva y mejor etapa de nuestra historia.
Es un gran momento, concuerdo. Es tiempo de ir hacia adelante, de aprovechar la gran oportunidad que tenemos de echar para abajo los intereses de unos cuantos y de iniciar juntos una nueva y mejor etapa que termine de una vez por todas con el neoliberalismo y la visión capitalista de quienes nos gobiernan. Salgamos a las calles, difundamos por las redes sociales, volvámonos virales, hagamos plantones, paros, lo que sea, pero no dejemos que lo poco que queda del país sea engullido por la voraz máquina que vigila, que te vende, que te explota, que te mira con desprecio. Mexicano, hoy puedes dejar de escuchar (porque no lees) la historia que te vende televisa con sus pseudo reporteros y puedes comenzar a escribir la que tus nietos festejarán. No pierdas el puente del 18 de marzo. Que el “chepo” no acapare tu atención. 50 % de aumento en cuatro años. ¿Te has preguntado en dónde está ese dinero? ¿Por qué no han hecho lo mismo con el precio del petróleo crudo por barril? Entre el ISR (de hasta el 30 %) y el IVA (oficial: 16 %) ya pierdes casi la mitad de tu sueldo, y no se ve reflejado por ningún lado. Súmale lo que gastas en combustibles. Imagina si ahora el combustible entra al mercado (oferta vs demanda) por la vía privada. Va a ponerse bien interesante. Nada más te recuerdo que no eres thalía para que encuentres un millonario y tu vida cambie.

Muchas gracias.
Chinga tu madre, peña nieto.